22.2.10

LA GRAN EVASIÓN


Ismo, 2010


9 comentarios:

Mita dijo...

jajaj, jo qué bueno.
Besotes

ismo dijo...

Muchas gracias. Me ha divertido, y me ha desahogado.

malatesta dijo...

Este no lo he entendido. Debo haberme perdido algo importante en la crónica política de los últimos días, seguramente. ¿El detalle del gato es importante o sólo un guiño Ibañezco?

ismo dijo...

Es el símbolo de un programa de la cadena Intereconomía, de debate político. El País publicó ayer un artículo en el que los tildaba de ultras y pedía, de forma nada velada, el cierre de esas cadenas. PSOE e IU, ambos de la manita, consideran también que el Consejo Audiovisual sería un buen instrumento para ejercer la censura. Hoy El País repite petición.

Por fortuna, El Gato Al Agua está barriendo en las audiencias a los programas televisivos de debate de las cadenas afines al gobierno, así que supongo que todas ellas deben andar muy preocupadas al comprobar que todavía hay gente que no piensa como ellos y que no tienen a la opinión pública completamente controlada.

El artículo de EL PAIS, ferozmente reaccionario por un lado, era, por otro, tremendamente jocoso: al parecer, según ellos, frente a las cadenas ultras de la TDT, hay otras como La 1, la 2, la 3, la 4, la 5 y la 6 que ofrecen contenidos de calidad. Gabilondo, según dice el artículo, es lo mismo, pero con reflexión y sosiego. En fin, de risa.

Hoy, por cierto, gracias a Intereconomía, hemos sabido que Mediapro, Roures, los chistosos de La TRinca y compañía se adjudican nada menos que un 70% de los contratos de la televisión pública española (la que pagamos todos). Paradójicamente, además, la televisión pública tiene sus recursos infrautilizados, pero prefiere pagarle una pasta a Mediapro.

Un capítulo más del cinturón sanitario y el pensamiento único.

virgi dijo...

Estupendo. Sólo los gatos parece que siguen siendo libres (de momento?)
Besitos

josemari dijo...

Ah, ves tú? No leo habitualmente El País, y lo de Intereconomía me suena de algunos cortes jocosos en el programa del Wyoming, como cuando les engañó con lo de la bronca a la becaria. Imposible haberlo cogido.

ismo dijo...

Sí, esos son. Wyoming y ellos no son amigos, pero el mismo Wyoming es un claro ejemplo de que los programas de Intereconomía no tienen un tono más insultante que el de cualquier programa de una tele socialista.

Yo agradezco la variedad. No soy un fan de la cadena, pero aprecio en lo que vale que al menos una cadena de televisión no esté rendida a la propaganda gubernamental.

Mita dijo...

ah, que el gato tiene toda esa historia detrás?
Creí que era algo así como una vía dulce de escape.

ismo dijo...

En realidad, lo es. No sé si dulce o amarga, pero una vía de escape.