6.2.10

GONZÁLEZ-SIN...VERGÜENZA


Hace poco nuestra Ministra de Cultura, Ángeles González Sinde recibió la buena noticia de que la Unión Europea había desbloqueado las subvenciones que su ministerio generosamente concede a nuestro mundo del cine. Hoy sabemos que la señora Ministra tenía buenas razones para luchar tan denodadamente por proteger nuestro cine. Al parecer, según cuenta desde ayer La Nación, e inexplicablemente no cuentan el resto de diarios (ni la Fiscalía), González Guión Sinde y sus amiguitos del Ministerio llevan varios años y exactamente 4.146.000 euros repartiéndose entre ellos las subvenciones que otorga el Instituto Nacional de Artes Escénicas y la Música. El desparpajo de estos truhanes llega a tal punto que la empresa teatral perteneciente al fundador y director del antro, perdón, del ente, se embolsó en subvenciones un total de 800.000 euros; cuando dejó su cargo de director (conviene saber en manos de quién dejamos el cuidado de nuestra almas) este señor fue nombrado miembro del Comité de Expertos encargado de elaborar el Código de Buenas Prácticas del susodicho Inaem. José Manuel Garrido, que así se llama este elemento, no ha sido el único miembro del Inaem cuyas empresas se han adjudicado nuestro dinero a su discreción; en este escándalo encontramos implicados nombres tan afamados de nuestra cultura como el bailarín Victor Ullate (cuya compañía recibió 12.000 euros de subvención del organismo del que él era entonces consejero) o el actor Rafael Álvarez, El Brujo, asociado a la empresa teatral Pentación con el también consejero de la institución Jesús Fernando Cimarro, que se autosubvencionó con la friolera de medio millón de euros.

4 comentarios:

Mita dijo...

¿No van a reformar los ministerios ya?

ismo dijo...

Pues no sé, pero parece que González, Guerra, Bono y algunos más están pensando seriamente en reformar a ZP y su equipo. Nunca hubiera pensado que diría esto pero: les deseo la mejor de las suertes.

dregenwar dijo...

jaja, no me digas que echas de menos a felipe? ains, si pudiera elegir pondria a felipe de rey de todos los reinos y a pujol de consorte, jajaj.

ismo dijo...

Después de soportar a ZP, cualquier cosa parece mejor. Infinitamente mejor. Con crisis o sin ella. Recuerdo ahora el discurso socialista al principio de la crisis, todo lleno de optimismo: de las crisis hay que sacar algo positivo. Pues bien, quizá sea así, quizá la crisis consiga mandar a ZP al maldito sitio donde debiera estar. Allí podrá aprender que de las crisis personales también se puede sacar algo positivo: nadie volverá a estar pendiente de lo tonto que es, y no necesitará cursos intensivos para aprender lo que no aprendió en la Facultad.