12.10.08

BAJO LA HOJARASCA


...
...

Cuando alguien tejió aquella bóveda de hierros, telaraña de forjado, y prendió una parra sobre ella no sabía, quizá, que nos estaba enterrando. Porque bajo aquel firmamento de hojas caducas nos sentíamos bajo tierra, como las miríadas de bichitos que miran al cielo bajo las hojas del suelo de otoño y que ahora caminaban por el reverso de la parra con su cris-cris imperceptible y presente y se sorprendían, como nosotros, de encontrar otro suelo sobre el suelo.

En aquel fresco cubículo donde lo artificial y lo natural se confundían, canjeábamos nuestro mundo por el de arañas, ácaros, insectos y miriápodos. Ellos, aupados en ese suelo estacional que era el techo de hojas amarilleadas, contemplaban bajo nuestros pies el manto de hojarasca; nosotros mirábamos a través de ese manto hacia el reino de la luz.

En el centro de aquel mundo, un farol dormía, enrollado el tubo fluorescente como el cuerpo de un gusano que, dormido, espera la primavera.


......

3 comentarios:

Mita dijo...

Buenos días,ismo. Me gusta mucho la priemera foto. ¿El dibujo que encabeza el blog es tuyo? Yo soy incapaz de dibujar nada, recuerdo que una vez dibujé unas castañas y en casa estaban todos tan asombrados que mi madre todavía guarda como un tesoro el dibujo.
Hay una niebla espesa hoy.
Besos

ismo dijo...

Sí, es mío, vendido pero mío. Todo el mundo es capaz de dibujar si tiene la paciencia suficiente para intentarlo. Estoy seguro de que te sorprenderías de lo que serías capaz de hacer si te pusieses a ello.

XuanRata dijo...

Precioso entramado que gira en torno a una idea que espera el momento de encenderse. Me he sentido insecto. Quiero decir, más insecto que lo habitual.